fbpx

Vive un duelo libre

Se tu misma en el proceso

enero, 2020

No hay reglas. He aprendido que a pesar de la literatura y múltiples investigaciones alrededor del tema del duelo, no necesariamente se debe vivir así. Suena atrevido, desafiante, pero partiendo de que ningún duelo es igual a otro por las circunstancias en que se vive podemos imaginar más de una forma de atravesar éste proceso. 
Las 5 fases del duelo reconocidas a nivel mundial son: negación, ira, negociación, depresión, aceptación. No ahondaré en cada una de ellas ya que el internet está saturado de información al respecto y probablemente ya estés familiarizada con éstas etapas. Únicamente quiero hacer mención de las etapas que estadísticamente se han documentado y subrayar que no necesariamente debemos atravesarlas. Ya sea que perdiste a tu hijo en el vientre o ya nacido, te recomiendo considerar lo siguiente:


No te juzgues


Esta es muy importante. Pareciera que al perder un hijo se espera que sigamos ciertos parámetros de conducta y vernos de tal o cual manera pero no es así. Durante mi duelo viví cosas inexplicables por las que llegué a sentir culpa, por ejemplo el encontrarme riendo a carcajadas con mi hermana a poco tiempo de despedir a mi hija, o al estar montando a caballo divirtiéndome a lo grande. Pensaba que estaba haciendo algo malo, que no debería reír o divertirme al menos durante un buen tiempo, no tenía derecho. Después comprendí que no estaba pecando ni faltándole a mi hija sino que vivía mi duelo de forma auténtica y a mi manera. Darme cuenta que juzgarme de forma constante por lo que hacía, decía o sentía era algo inútil, nadie puede decirte cómo vivir tu duelo. Así que si hoy en medio de tu pérdida te encuentras disfrutando con tu pareja, riendo con un amigo, picada con una serie o simplemente gozando de tu existencia, ¡está bien! Si en otro momento te hallas llorando y recordando con añoranza a tu hijo, también está bien. Si trabajar te ayuda a distraer tu mente y ocupar tu tiempo, ¡perfecto! Haz lo que sientas y no te juzgues por ello, después de todo no hay nada escrito. 


Siéntete orgullosa


Hoy me considero muy afortunada y feliz de tener tres hijos que me esperan en la eternidad. Los primeros dos que perdí desde el vientre y mi última que falleció a los 6 meses de edad por una cardiopatía. Son mis grandes tesoros de vida y me siento honrada que me hayan elegido para ser su madre, para acompañarlos en la misión que venían a cumplir a éste mundo. Soy madre de seres celestiales y estoy feliz de serlo, tan feliz como lo están las madres que tienen a sus hijos con ellas. Ser madre es un cargo vitalicio, no depende de la existencia de nuestros hijos. Siéntete orgullosa de tu historia y del destino de ellos pues es tan especial como el de cada ser humano. Somos madres especiales de seres especiales y eso nos llena de gratitud.


Participación activa


Podemos honrar a nuestros hijos de distintas formas, en mi caso aprendí lo que son las cardiopatías congénitas y su importancia cuando recibí a mi hija. Hoy realizo donaciones a instituciones que atienden niños y niñas cardiópatas mexicanos, con ello honro a mi hija y aporto a una causa, me identifico con esta comunidad de padres que viven lo mismo que yo pasé. Veo la forma de involucrarme y participar en proyectos que dan sentido, que permiten a mi hija seguir ayudando desde donde está. Pregúntate cómo puedes ayudar y honrar a tu hijo, siempre hay formas de hacerlo desde donde estés.


Convivencia especial


He puesto muchas fotos de mi hija en mi casa, cuando se avecinaba la primera Navidad después de su partida adorné y le puse un árbol con sus cosas, mientras manejo le canto aquellas canciones con que jugábamos, la tengo presente y en voz alta le digo cuánto la amo. He descubierto que hacer esto no está mal, es mi forma de continuar conviviendo con ella. En las etapas tradicionales del duelo sólo encontramos lo que vive el doliente pero qué pasa con la otra parte, qué pasa con el amor que sigues sintiendo por tu hijo. Manifiéstalo a tu estilo y como acostumbrabas hacerlo, quizás las primeras veces te sientas rara pero cuanto más lo haces más belleza encuentras en esos momentos. Se trata de aprender a convivir desde esta nueva realidad, a mantenerlos presentes mas allá del pensamiento. 
Lo que propongo puede sonar raro o inusual, sin embargo te invito a tomarlo en cuenta para vivir un duelo libre, sin presiones ni etapas que cumplir. Se tu misma ahora más que nunca, hacerlo te dará paz y fuerza para continuar. 

 

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This