fbpx

Evania y Gabrielito

Testimonio de una Mami Fénix de Perú

octubre, 2020

Hola, me llamo Evania Rose, soy de Lima-Perú. Estoy aquí para contar una historia de amor, la historia de mi hijo Gabriel, que con su existencia eterna me transforma cada día.

Recordar todo lo vivido para poder estar aquí compartiendo ha sido muy duro, pero a la vez enriquecedor, porque nuestro hijo es un gran maestro de vida y de amor. Fueron 6 años, 2 Meses y 8 días los que Gabrielito paso en este mundo y ya son 4 años, 4 meses que nació al cielo y que desde ahí sigue enseñándonos, mostrándonos el camino y el real significado del amor incondicional.

Gabriel nació el 10 de abril del 2010. Hoy quiero compartir la vida en este mundo de mi hijo, no desde la enfermedad que enfrentó, quiero compartir a mi hijo desde su gran legado de luz, de amor, de sabiduría, de valentía y de amor a la vida. Cada vez que enfrentó una prueba me demostraba que su alma era sabia y que El nunca hacía caso a las estadísticas, como cuando el neurólogo dijo que quizás a los 4 años lograría caminar y El, mi niño valiente, lo logró a los 2 años. Tengo muchas historias de momentos donde sin hablar Gabriel decía yo puedo y claro que pudo, porque cuando todo decía no, su espíritu valiente gritaba SI.

Gabriel me enseñó que a esta vida no venimos solo a ser felices, venimos a aprender y que cada prueba que Dios coloca en nuestro camino no es premio ni castigo, es la vida, la lección que debe ser aprendida. Me enseñó que la fortaleza viene de la valentía, de que en la vida hay que ser guerrero y luchador, que caerse es parte de crecer y que cada caída nos alimenta en sabiduría.

Creo firmemente que nuestros hijos nos escogen y agradezco que mi hijo me haya escogido y haber podido vivir esta experiencia de la maternidad en lo terrenal, en este mundo hacia lo espiritual en el otro mundo donde habita mi Principito.

Cada día lo tengo aquí conmigo, he conseguido incorporar a mi hijo desde el alma, Él está aquí, lo amo más allá de mi apego de amor físico, lo amo más allá de mi ego y soy su Madre, una orgullosa y feliz madre, por haber entendido su misión en mi vida y por honrar su legado quedándome solo en la gratitud y el amor. En la gratitud por su existencia, por haberme trasformado y en el amor que día a día nos profesamos. Murió su cuerpo, ese traje físico que habitó su alma en esta vida y que le permitió una evolución el tiempo que necesitaba para hacerlo, pero su alma infinita está a mi lado, cohabita en mi ser. Cuando hablo de Él, no hablo de quien murió, hablo de quien vive en mí.

Tengo tanta fe en el reencuentro, cada día lo honro solo desde el amor. Cada día pienso en que si hoy nos volviéramos a encontrar podría hablarle desde mi experiencia de vida terrenal y espiritual con el más grande orgullo.

Gabriel, mi niño amado, sé que un día leerás estas líneas, son mi declaración de amor. Bendito seas Hijo Mío, agradezco todas las lecciones que me enseñaste y agradezco todas las pruebas a las que tu partida física me enfrentó. Eres mi propia vida, que late eternamente y hacia tu luz infinita. Nuestra historia es perfecta, completa y entera. Gracias por escogerme, gracias por enseñarme, gracias mi amor por vivir cada día, por despertarme al verdadero sentido de la vida.

Me siento plena porque cada mañana logro sentir que sigues vivo, siendo mi hijo, que yo no te perdí, que tú al final eres un propósito, un camino de estrellas, de luz infinita, pero sobre todo de amor, de aprendizaje, de evolución espiritual y terrenal y que todo lo que puedo seguir haciendo en este mundo, hasta volvernos a encontrar, es para honrar tu memoria que es la nuestra.

Gracias por compartir con la comunidad de Madres Fénix, es enriquecedor aprender unas de otras, saber que somos muchas las elegidas alrededor del mundo para vivir una maternidad especial que trae consigo grandes regalos y aprendizajes. Permítete descubrir esta visión de amor.

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This