fbpx

Guadalupe y bebés Romina y Julio

Testimonio de una Mami Fénix de México

mayo, 2020

Hola, mi nombre es Guadalupe, tengo 21 años y soy mamá de dos hermosos angelitos. 

A mis 20 años quedé embarazada, estaba yo tan emocionada, todo parecía normal, mi esposo amaba la idea de ser papá. Era hermoso para mi sentir náuseas, mareos y todos los síntomas de embarazo porque lo que más importaba en ese momento era estar bien para la personita que estaba en mi vientre. A las 12 semanas de gestación me tocaba ultrasonido, ahí me dieron la peor noticia: mi bebé estaba muerto. Era un huevo muerto retenido y tuvieron que hacerme un legrado en el hospital. Me partió el alma, me dolió muchísimo, a pesar de no haber escuchado su corazoncito ni sentir pataditas para mi ya era mi bebé y lo amaba, sufrí muchísimo pero supe enfrentar mi pérdida.

Un año después inesperadamente me dicen que nuevamente estoy embarazada y me dio muchísimo miedo por lo que ya había pasado, estaba llena de pánico y felicidad. Me cuidé muchísimo y de igual manera todo iba muy bien, asistía a mis consultas, comía bien y todo. Era la mujer más feliz sobre la tierra. A las 13 semanas me tocaba ultrasonido y tenía miedo, mucho miedo, recuerdo tanto ese día. Por primera vez escuche su corazoncito y aunque no lo sentía aún, vi que se movía mucho, llore de felicidad.

A las 13 semanas me sentí un poco mal y fui a revisión, mi ginecólogo me hizo otro ultrasonido y fue entonces que me dijeron que mi bebé tenía translucencia nucal aumentada, eso implicaba riesgos para algún tipo de trisomía o alguna malformidad en mi bebé. Me mandaron a hacer un triple marcador y salió alto riesgo para un Síndrome de Down, fui al médico y me recomendó hacerme una amniocentesis para confirmar o descartar la trisomía. Yo aún tenía esperanzas de que todo estuviera bien pero los resultados fueron positivos, mi bebé venía con Síndrome de Down. 

Me sentí triste pero también feliz, pues me había tocado ser mamá de un ser muy especial, a pesar de lo que mi bebé tenía yo lo amaba mucho más porque sabía que necesitaría más amor y mas cuidados. Amaba imaginar la llegada de mi bebé, era niño y se llamaría Julio. Comenzó a crecer mi pancita y empecé a sentir sus pataditas, cuando su papá y yo le hablábamos él pateaba aún más fuerte y aunque me dolía un poco, no importaba porque amaba mucho a mi hijo. Comencé a hacer planes para la llegada de mi bebé, ya tenía su primer cobijita, su papá le compró su primer juguetito.

Todo estaba tan bien con mi bebé, ya tenía 21.4 semanas cuando se me rompió la fuente: mi bebé nació muerto pero además venía con otro problema que nadie me habia dicho pues tenia labio leporino. No querían enseñarme a mi bebé pero al final me dejaron verlo, era el niño más precioso, su cuerpecito estaba ya formado, sus manitas eran tan pequeñas. Le prometí que le echaría ganas para que se sintiera orgulloso de mi en el cielo y que cuidara de su hermanito que se había ido tiempo antes que el.

Perdí a mi bebé hace casi dos semanas y me duele mucho, mis pechos llenos de leche me hacen sentir muy triste pues pienso que esa leche que se desperdicia, estaría tomándola mi niño. Pero lo amo y por amor a mi hijo tengo que echarle ganas como se lo prometí.

Ahora tengo dos ángeles hermosos en el cielo. 

Mi Romina y Julio

Gracias por compartir con la comunidad de Madres Fénix, es enriquecedor aprender unas de otras, saber que somos muchas las elegidas alrededor del mundo para vivir una maternidad especial que trae consigo grandes regalos y aprendizajes. Permítete descubrir esta visión de amor.

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This