fbpx

Marilynis y Maximiliano

Testimonio de una Mami Fénix de Venezuela

noviembre, 2020

Maximiliano:

Llegaste a mi vida para cambiarla por completo. Recuerdo aquel 25 de marzo cuando me realicé la prueba de embarazo con los nervios a mil por hora, me negaba a ver el resultado porque siempre que tenía una sospecha salía negativa. Pero todo cambió cuando vi esas dos hermosas rayas, lloré de emoción, llegó el momento de decírselo a papá y a la hermana mayor. Lloraron, día tras día era una emoción con miedo, llegamos a la semana 8 donde se perdieron los embarazos anteriores.

Recuerdo la primera ecografía llena de nervios porque tenía un sangrado y me asusté mucho, me fui a la clínica y mi sorpresa fue cuando el doctor me dijo tienes un embarazo gemelar pero tenemos que esperar hasta la semana 10 para repetir la ecografía porque uno tiene latidos pero son muy débiles y tal vez no se logre, el otro está muy fuerte y está súper bien. Llegó la semana 10, con muchos nervios me repetí la ecografía y me llenó de una tristeza pero con una felicidad inmensa, mi gemelito dejó de crecer y ya no tenía latidos, pero el otro estaba bien.

Así pasaron las semana,s el 16 de junio del 2020 me estaba bañando cuando un sangrado interrumpió mi tranquilidad, eran la 1:20 cuando salí corriendo a la clínica muy triste porque pensaba que mi bebé ya no estaba en mi vientre. El doctor me mandó a ecografía, apenas me vio me recibió la perinatóloga, me dijo que tenía que calmarme porque estaba muy nerviosa. Apenas me colocó el aparatico en mi pelvis me dijo: tu bebé está con latidos, me recuerdo que me pregunto que si quería niño o niña, yo le respondí lo que sea pero que venga sanito, me dijo ¿le tienes nombre? Le dije solo tengo un nombre para niño, se llamará Maximiliano y me volteó el monitor y me dijo: te presento a Maximiliano. Me invadió una inmensa alegría, era mi tal anhelado príncipe ya que tengo una princesa.

Llegó el 20 de junio de 2020, el sangrado regresó dejando una sola opción: una cesárea de emergencia. Mi Maximiliano nació al cielo a las 10:10 a.m el doctor me dijo que si quería mirarlo y mi repuesta sin pensarlo fue si, me lo acercaron y vi su hermosa carita, tomé sus manitas y no me recuerdo de más nada porque entre en shock.

Le he pedido a Dios que me dé fuerzas y me ayude a entender sus designios, cada vez que llueve lo siento tan cerca de mí, ya que el día que salí de la clínica llovió tanto que era como si el cielo llorara conmigo.

Gracias por compartir con la comunidad de Madres Fénix, es enriquecedor aprender unas de otras, saber que somos muchas las elegidas alrededor del mundo para vivir una maternidad especial que trae consigo grandes regalos y aprendizajes. Permítete descubrir esta visión de amor.

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This