fbpx

Otros bebés, otras historias

Ajustando tu visión para amar desde la libertad

abril, 2020

“Al igual que la naturaleza, debemos crecer gracias a la tranquilidad, la belleza, la armonía y el amor.”

-Debasish Mridha.

Este es uno de los temas que he querido tocar para ustedes, ya que es comprensible que como madres sintamos una serie de emociones cuando somos testigos de las vidas de otros bebés, llámense de familia o amigos. Una mezcla de sentimientos encontrados, de dudas y preguntas sin respuesta que comúnmente generan tristeza, frustración o impotencia. Es natural sentirse así pues somos seres humanos, sin embargo, hoy quiero dejarte estas reflexiones a considerar para ajustar tu visión y ser completamente libre ante estas situaciones: 

Historias especiales

Nosotras como Madres Fénix amamos por completo las historias divinas de nuestros bebés celestiales, sabemos que no hay error en ellas y que si deseáramos que fuera de otra manera entonces no estaríamos hablando de nuestro bebé. En mi caso, si deseara que mi hija hubiera ido al kinder, que hubiera estudiado o se hubiera casado, entonces simplemente no sería ella. Nuestros bebes celestiales son muy especiales y vinieron por un tiempo específico a cumplir su misión, una vez que lo hicieron fueron libres para regresar al amor, al cielo, a Dios. Cuando vemos, convivimos y estamos con otros bebés constatamos y reafirmamos que cada historia es única, individual y que ninguna es mejor que otra. Aceptar esta realidad desde el corazón te permitirá disfrutar de tus seres amados que te rodean, de esos sobrinos, hijos de amigos y demás bebés que están en tu vida. 

 Amo y me expando

En el momento en que tu bebé celestial te convirtió en madre, sembró en tu corazón la capacidad de amar de forma maternal. El amor es una fuerza viva universal que todo lo abraza, no tiene barreras ni límites. Es de esta forma que compartir este amor con otros bebés es una gran oportunidad para experimentarlo, para compartir todos estos gestos y tiernos afectos. Cuando tuve en mis brazos a otro bebé después de que mi hija naciera al cielo, entendí que es bellísimo poder celebrar su existencia, su propia historia, su esencia y presencia en mi vida. Me sentí libre de amarlo sin ataduras, de cargarlo, de sonreír, de contemplarlo, de nutrirme de su naturaleza tan pura e inocente. No nos perdamos de estas experiencias tan enriquecedoras y bellas, soltemos esas creencias injusticia y frustración para dar paso a la libertad y al amor. 

Seamos libres, seamos una fuente de amor que abraza, que acoge, que acepta, que nutre. Esa maravillosa facultad de amar que te ha regalado tu bebé celestial es para que la vivas, la compartas, la expreses. Ahora sabes que cuando ves a otros bebés estás apreciando el plan divino, el plan de Dios en su más pura expresión que amorosamente te reafirma que no hay errores, que la creación es perfecta así como tu hijo o hija lo es. Con esta certeza en el corazón puedes sentirte libre y ligera para amar y celebrar la vida de todos como la hermosa Madre Fénix que eres.

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This