fbpx

¿Puedo ser feliz después de su nacimiento al cielo?

La respuesta que no esperabas...

julio, 2020

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional – Siddharta Gautama

Cuando una tormenta sacude nuestra vida es natural preguntarnos si alguna vez saldrá el sol nuevamente, si veremos el cielo con los mismos ojos, si las nubes serán eternamente grises.

¡Ah si, si que pasa! Cuando nuestro bebé celestial nace al cielo nos sentimos en medio de un torrencial que inunda nuestro corazón en la tristeza más profunda, aguda e íntima. En ese momento nos es imposible siquiera recordar cómo se ve un día soleado, pero ¿es realmente cierto que nunca volveremos a ser felices, a sonreír, a ser libres?

¡Claro que no! Este es un pensamiento categóricamente falso, sin fundamento y que tu propia mente ha creado. Me gusta usar ésta analogía: imagina que el dolor que te ha causado el nacimiento de tu bebé al cielo es el fuego de una inmensa fogata, es legítimo, real, inevitable, merece respeto y experimentarlo es pieza crucial en nuestro desarrollo humano. Pero qué pasa si a esa fogata arrojas una y otra vez trozos de leña en la forma de pensamientos negativos, afirmaciones falsas y catastróficas? ¡La fogata se hace inmensa, incluso puede provocar un incendio! Esto es el sufrimiento: arrojar con tu mente pensamientos de victimismo, desesperanza, de negatividad alrededor del dolor.

Si observas tus pensamientos como si fueras un tercero y comienzas a actuar sobre ellos entonces tomas el poder, este maravilloso poder de elegir cambiar tu forma de pensar y esto es un salto cuántico. La buena noticia es que puedes hacerlo desde este momento, mientras lees este artículo, porque cada pensamiento de sufrimiento que cambies por uno de amor te estará regresando al camino de la paz, de la sanación y la aceptación.

“Soy mala madre porque no pude hacer nada por mi bebé y por mi culpa murió” o “Soy una madre amorosa que acepta que la historia de mi bebé es perfecta como es” ¿Hay diferencia entre estos dos pensamientos? ¡Es infinita! Uno te ata, otro te libera.

Si nadie lo ha dicho te lo digo hoy: ser feliz y plena después de que tu bebé se revelara celestial es perfectamente posible, incluso más feliz porque has aprendido lo que es el amor verdadero, real, ilimitado. ¿Le estas faltando el respeto a tu bebé por ser feliz, por sonreír, por disfrutar? ¡Claro que no! Esto es precisamente lo que quiere para ti, una vida plena honrando su existencia. No tengas miedo a ser feliz, a ser tú, a ser libre. Es momento de dejar atrás ésta cultura de sufrimiento y dar paso a la cultura del amor.

Si eres feliz pasando la tormenta al grado que puedes disfrutar plenamente de un nuevo día soleado, entonces mami, estaremos hablando de tu verdadero yo.

¿Ya has decidido soltar los leños y abrazar tu propia felicidad?

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This