fbpx

Consultas

Hola Fénix!

Te contaré brevemente mi historia.

Soy de México y madre de tres hijos que existen en la eternidad y que viven en mi corazón. Cada uno de ellos me dejó enseñanzas inolvidables y también duras lecciones en las que reflexiono frecuentemente mientras suspiro. Como muchas de ustedes mi deseo de formar una familia era tan grande que se convirtió en una especie de obsesión, me atormentaba la idea de dejar ésta vida sin experimentar la maternidad, ¿acaso ser madre no era lo único que importaba?

Mi primer embarazo llegó con la inocencia y la ilusión de quien siente por vez primera que otro ser crece dentro de su cuerpo. Todo era nuevo: las náuseas, los ultrasonidos, los planes, los antojos, las felicitaciones. Este sueño se derrumbaría en la semana 12 cuando un aborto espontáneo me arrebató un varón, mi primer hijo. Sobra decir cómo me sentí pues tu lo sabes.

Superando el miedo con mucho esfuerzo y creyendo que la probabilidad de que esto se repitiera era mínima, me embaracé de una niña que murió en mi vientre a las 20 semanas de gestación por placenta previa, misma que me costó transfusiones sanguíneas por la pérdida de sangre durante la cesárea. Estas vivencias se convirtieron en una fuente inagotable de sufrimiento, miedo, decepción e incertidumbre, pero tras horas de terapia y al paso del tiempo me animé a intentarlo de nuevo.

Mi tercer embarazo fue un regalo, no hubo molestias y su desarrollo fue completamente normal. A diferencia del anterior, no fue un embarazo de alto riesgo que me pusiera en reposo absoluto, lo que me permitió hacer vida normal y continuar con mis actividades. La única diferencia es que a las 20 semanas durante un ultrasonido de rutina diagnosticaron a mi hija con una cardiopatía muy rara llamada Anomalía de Ebstein, enfermedad que a los 6 meses de edad la llevó al cielo.

No es un drama, es la vida y estoy eternamente agradecida por cada una de mis experiencias y porque soy una madre feliz y plena que tiene la misión de compartir y transmitir este mensaje de amor a todas ustedes Madres Fenix que están naciendo a una nueva vida donde honramos a nuestros hijos siendo completamente libres y felices.

¡Sonríe!

Pin It on Pinterest

Share This