fbpx
¿Qué es el duelo del hijo sano?

¿Qué es el duelo del hijo sano?

Mientras tratamos de enseñar a nuestros hijos todo acerca de la vida, nuestros hijos nos enseñan de qué trata la vida.

– Angela Schwindt

Cuando se espera la llegada de un bebé a nuestra familia, seamos conscientes o no, guardamos y proyectamos expectativas en este pequeño ser que apenas vendrá a casa. Pero, ¿qué pasa cuando en el transcurso del embarazo se detecta un diagnóstico especial o una condición diferente en el bebé?

Naturalmente, los padres e incluso la familia del nuevo integrante se desconcierta y no saben cómo manejar y hacer frente a ésta situación que es desconocida para todos, sumamente retadora y agobiante. Es aquí cuando hace su aparición un duelo no esperado, aquel que implica la pérdida de un hijo o hija que desarrolle una vida en el marco de la normalidad tal y como la conocemos. Si este es su caso, probablemente esté experimentando emociones como tristeza, frustración, impotencia, enojo, desesperanza y mucho miedo. Su sentir es inherente al duelo, sin embargo existen algunas consideraciones a tomar en cuenta durante ésta etapa durante su embarazo:

Saber que cada caso es diferente

Normalmente buscamos estadísticas y probabilidades alrededor de la condición de nuestro bebé, sin embargo hay que tener presente que cada caso es único y que si bien los datos arrojan una tendencia, cada organismo reacciona y evoluciona de diferente forma. Son muchos los factores que influyen en el desarrollo del bebé y en su crecimiento, por lo que es recomendable tener en cuenta que el nuevo integrante de la familia es un caso particular.

Cumplir con su parte

Como padres, es fundamental hacer todo aquello que nos corresponde: cuidar el embarazo y nutrirse adecuadamente, tener un monitoreo constante con el especialista prenatal de su bebé, hacerse los estudios y análisis oportunamente, mantenerse tranquilos en la confianza de que todo se desarrolla de la mejor forma. Hay que crecer en la fe, independientemente de las creencias o religión que se profese, todas nos acercan al amor supremo. Los bebés son grandes guerreros que desde el vientre luchan por salir adelante, hablen con él/ella para darle amor y tranquilidad, ya que los escucha y siente en todo momento.

Mantener la calma

Es importante controlar la ansiedad ante la incertidumbre y adoptar técnicas que pueden disminuir sus síntomas como la meditación, la respiración consciente, la observación del propio pensamiento, distraer la mente en diversas actividades, adoptar o practicar un hobby, leer y aprender sobre temas de interés, entre otros. Hay que tener presente que la ansiedad es inofensiva y que la incertidumbre es la única constante en la vida de todos los seres humanos, somos capaces de generar tolerancia a ésta aceptando que permanecerá presente, los múltiples escenarios que imaginamos no pasarán de la forma como pensamos.

Finalmente, como padres hay que sabernos capaces de afrontar lo que la vida tiene para nosotros, apoyamos a nuestros hijos con diversos recursos de los cuales el indispensable es el amor: amamos de forma incondicional al bebé que viene en camino por ser un gran regalo de vida.

Vence el miedo, ¡tu bebé arcoiris te espera!

Vence el miedo, ¡tu bebé arcoiris te espera!

“Quien desee ver el arco iris, debe aprender a disfrutar de la lluvia”

Paulo Coelho

Cuando en el camino hacia la maternidad te encuentras con algunos obstáculos o piedras en el camino, es natural que lo pienses dos veces antes de decidir emprender este viaje nuevamente. ¡Te entiendo muy bien! 

Después de mis dos embarazos perdidos, uno de tres y otro de cinco meses de gestación, no quería saber nada sobre el tema, me sentía desgastada y llena de temores. Tuvieron que pasar algunos años para animarme a intentarlo nuevamente, a encargar otro bebé. Mirando en retrospectiva, hoy reconozco que hubieron cosas, personas y experiencias que me ayudaron a superar mis miedos, a decir sí a un nuevo embarazo con todo y los riesgos que esto implicaba. Comencemos por lo primero….

Tu sentir es natural

No te sientas mal o culpable porque te da miedo embarazarte de nuevo, esto es lo mas normal y lo atravesamos todas las que tenemos bebés en el cielo. Te estarás preguntando si hay algo mal con tu cuerpo, si te hizo falta algún medicamento, si hubo algo no detectado, todos esos pensamientos son esperados. Así que reconocer e identificar tus temores es el primer paso para vencerlos.

Tiempo para sanar

Al margen de lo que tu medico indique, descubrí que es sano dejar pasar un tiempo razonable para encargar nuevamente, dar un espacio para que tu cuerpo se recupere y regenere, tus hormonas se normalicen, tus cicatrices externas e internas sanen. Pero lo mas importante es, desde luego, sanar tu corazón, tus emociones, tu espíritu. Confía en que sentirás cuando sea momento de intentarlo nuevamente, sigue tu intuición y cuando menos lo esperes te sentirás preparada para embarcarte nuevamente en este viaje maravilloso.

¿Cómo puedo vencer el miedo?

Y aquí necesitamos que te pongas a trabajar en ti misma, es decir, que pongas manos a la obra para poco a poco recuperar la seguridad, ampliar tus conocimientos y confiar en el proceso. Te cuento lo que a mi me ayudó:

– Acudir a tu médico y poner a su consideración si es necesario realizarte algún tipo de estudio o análisis más específico para tener mayor información previo a tu próximo embarazo. Hay estudios anatómicos, genéticos, hormonales, inmunológicos y otros que pueden arrojar información valiosa y preventiva. Esto te dará un panorama mas amplio de tu estado de salud y ganarás seguridad y confianza sea cual sea el resultado. ¡Confía en que todo esta bien!

Aceptar la incertidumbre porque es parte de la vida. Nada te puede asegurar que todo saldrá bien esta vez, es duro pero es una realidad que es mejor aceptar. Todo en la vida tiene un riesgo pero si tienes en mente que vale la pena, que es un regalo de vida, que harás tu parte de la mejor forma, entonces podrás vivirlo mas ligera. ¿Cuántas mamás conoces que se arriesgaron y hoy tienen una linda familia? Vale la pena.

Mentalizarte positivamente, afirmarte que disfrutarás tu embarazo, que lo vivirás día a día, que harás lo que te corresponde, que será una experiencia de eterno amor para los dos. No te adelantes a las vivencias del embarazo, eso se verá en su momento, por ahora concéntrate en trabajar en ti misma.

Leer y después, ¡leer mas! No tengo que decirte que hay un mundo de información a tu alcance para aprender y preparar tu mente y tu cuerpo para lo que se viene con tu embarazo. Recomiendo temas como nutrición para la fertilidad, mindfulness, coaching, relaciones de pareja, entre otros.

La terapia ha sido fundamental para mi, para mi crecimiento y desarrollo personal y para vencer muchos miedos y ansiedades. Es sano buscar apoyo psicológico profesional cuando se necesita, en mi experiencia es un gran apoyo que acelerará tu proceso de preparación para el embarazo. ¡Te invito a vivir esta gran experiencia! Seguramente en donde vives hay profesionales que podrán ayudarte y orientarte.

Ten fe y confianza en la vida, en que aquello que trae es para tu bien mayor. Si crees en Dios o en alguna divinidad, busca sus enseñanzas y su guía, incrementa tu confianza sabiendo que todo lo que ocurre obedece a un orden perfecto. Recibe con amor y gratitud lo que te sea dado, todos estamos aquí para aprender y evolucionar a través de nuestras experiencias de vida.

¡Recuerda que cada embarazo es diferente! La maternidad es maravillosa en sus tantos caminos y variedades, los esfuerzos por vivirla siempre valdrán la pena. Tu ya eres madre, pide a tu bebé celestial ayuda y sabiduría, su acompañamiento en esta nueva aventura. ¡Prepárate para lo mejor!

Festeja tu embarazo

Festeja tu embarazo

Quienes nos hemos embarazado sabemos que esta es una etapa de dicha y celebración, sin embargo, un embarazo donde se ha diagnosticado al bebé con una condición especial no es tarea fácil para ninguna madre. Entiendo porque lo viví con mi hija cuando a los 5 meses de gestación le diagnosticaron con una cardiopatía congénita que cambiaría radicalmente el curso de las cosas.

Es natural que estés llena de miedo con sentimientos de impotencia, tristeza y frustración. Nadie nos prepara para este tipo de vivencias ni para estas noticias, realmente las afrontamos como mejor podemos y con los recursos que tenemos. Estos casos nos demandan sacar lo mejor no solo por nosotras sino por nuestro hijo o hija que en el vientre siente nuestros miedos y ansiedades. Este fue un proceso de gran aprendizaje para mí y les comparto lo que considero me ayudó a darle un significado mayor a la experiencia de gestar a un ser especial.

Derecho a todo

Decidimos organizar y celebrar el baby shower de mi hija por la simple y sencilla razón de que lo merecíamos las dos. Así que con mucha emoción y cariño elegí cada detalle para el evento: adornos, menú, juegos, invitadas y más. Fue una mañana maravillosa rodeada de familia y amigas y que hoy recuerdo con amor y gratitud, pese a que los pronósticos para mi bebe eran muy reservados fue un gran acierto celebrar su llegada al mundo con alegría y gozo. ¿Por qué no hacerlo así? Tu bebe merece todo. Haz lo que como madre te corresponde y lo demás siempre en manos de Dios. Hay que aprender a disfrutar la maternidad especial desde que nuestro bebe viene en camino, no importa lo que los médicos pronostiquen o los panoramas que te dieron, enfócate en amarlo y darle todo lo que merece para su llegada a este mundo. No te arrepentirás.

Decorando su habitación

No sabíamos si nuestra hija sobreviviría para llegar a casa con nosotros, pero decidimos acondicionar su cuarto y esperar lo mejor. Así que pintamos las paredes, pegamos silicones decorativos, recibimos la cuna y el cambiador, todo lo que nuestra hija necesitaría para llegar a su hogar. Nos llenamos de ilusión y esperanza, como padres cumplimos con la tarea de preparar su cuarto para recibir a nuestra hija, te invito a que lo hagan también. Y cuando lo hagan que sea con el corazón, prepárense para vivir la experiencia que Dios les tenga reservada como familia y como seres humanos. Aun cuando la incertidumbre pareciera nublarlo todo, encuentren ese rayo de luz y aférrense a él. Decora esa habitación, compra su ropa, prepara todo para la llegada de tu angel.

Amor de madre

La condición especial que tiene tu hijo o hija poco se relaciona con la forma en que lo amas. Los medicamentos, las visitas al médico, las preocupaciones y sustos, los equipos médicos, todo esto no tiene la menor importancia comparado con la experiencia de amor incondicional y profundo que vivirás a lado de tu hijo, sea cual sea su duración. Amarás sus síntomas, características y su imperfección por el simple hecho de tratarse de el más grande amor que te haya regalado la vida. Como cualquier otra madre con hijos sanos, de la misma manera amarás a tu hijo o hija especial y eso es el gran milagro que quizás no esperas. Prepárate.

Te amo, te suelto

Sabía que el corazón de mi hija que latía en mi vientre podía detenerse en cualquier momento por su cardiopatía, con dolor me vi en la necesidad de aprender a soltar lo que más amo. Quizás te parezca fuerte pero es sanador, la vida que late en ti no está en tu control ni te pertenece, de hecho ninguno de nosotros tenemos control sobre nuestras vidas. Cuídate y haz lo que corresponde durante el embarazo pero se consciente de que el destino de tu hijo ya está sucediendo y será como tiene que ser. Amalo profundamente y a la vez suéltalo, permite que la vida pase para él o ella y para ti. Hazlo libre de tus expectativas y exigencias, acéptalo tal y como es.

Esta no es una etapa de tristeza en tu vida, por el contrario, es una experiencia de amor y aprendizaje porque la vida es bella tal y como es. Abraza la realidad con ternura y aceptación, ambos lo merecen.

Pin It on Pinterest