fbpx
4 consejos para afrontar un diagnóstico especial

4 consejos para afrontar un diagnóstico especial

Sabemos como madres que el diagnóstico de una condición especial es una de esas noticias que impacta por siempre la vida de nuestra familia, las que hemos escuchado de voz de los doctores ésta primicia sabemos lo que representa en todos los ámbitos: familiar, económico, psicológico, emocional y social, entre otros.

Asimilar éste cambio de vida suele ser abrumador, sin embargo y desde mi experiencia, te comparto algunas herramientas de gran ayuda para ajustar tu visión y actitud ante este nuevo escenario:

NO LO TOMES PERSONAL

¡Nada lo es mami! Todo sucede como debe ser acorde a un orden natural, como hay cardiopatías que fue mi caso, también hay padres de niños con síndromes, insuficiencias, anomalías, autismo, cáncer y otras condiciones especiales. Como seres humanos nos encontramos siempre expuestos a lo que trae la vida y es nuestra decisión cómo afrontarlo, vivirlo y significarlo. Saber que ésta condición no es una agresión personal hacia a ti ni hacia tu hijo es el primer paso para la aceptación.

OBSERVA TUS PENSAMIENTOS

Me gusta la forma en que el Psicólogo Carlos Morales define el pensamiento catastrófico: “Imaginar, especular y rumiar el peor resultado posible, sin importar lo improbable de su ocurrencia, o pensar que la situación es insoportable o imposible de tolerar, cuando en realidad sólo es incómoda (o muy incómoda) o inconveniente.” Elaborar pensamientos negativos de forma constante nos coloca en un estado de miedo que paraliza, somos capaces de observar nuestro pensar y decidir sobre él, vivir el día a día en la paz de un pensamiento positivo y esperanzador es posible ante cualquier circunstancia.  

VIVE Y ELABORA EL DUELO

Conscientes o no como madres atravesamos una etapa de duelo al que han denominado del hijo sano y hay que elaborarlo, trabajar en él, aceptar la realidad de un hijo con corazón diferente que nos genera emociones propias al duelo como tristeza, rabia o enojo, desesperanza, culpa y otras tantas que suman a esta lista. Permítete sentir, apóyate en tu círculo de confianza, habla sobre el tema, expresa tus emociones, todo está obrando en beneficio de la aceptación y sanación.

AGRADECE SU CONDICIÓN

Te preguntarás cómo puedes estar agradecida por la condición especial de tu hijo, este es un descubrimiento que llegó meses después de que mi hija fuera diagnosticada con Anomalía de Ebstein. Entendí que su corazón fue una bendición en mi vida, un maestro que me enseñó sobre el verdadero amor, la compasión, el servicio y la aceptación. Que un latido es un regalo para cada ser humano, es energía vital que nos recuerda nuestra fragilidad, pero también nuestro poder, la capacidad de amar la vida tal y como es.

Lo más importante es saber con certeza que no hay condición alguna que pueda afectar o cambiar el amor que sentimos por ese maravilloso ser que nos ha sido concedido, que nos eligió para caminar con ellos y que es nuestro honor aprender de su condición y de su corazón.

Festeja tu embarazo

Festeja tu embarazo

Quienes nos hemos embarazado sabemos que esta es una etapa de dicha y celebración, sin embargo, un embarazo donde se ha diagnosticado al bebé con una condición especial no es tarea fácil para ninguna madre. Entiendo porque lo viví con mi hija cuando a los 5 meses de gestación le diagnosticaron con una cardiopatía congénita que cambiaría radicalmente el curso de las cosas.

Es natural que estés llena de miedo con sentimientos de impotencia, tristeza y frustración. Nadie nos prepara para este tipo de vivencias ni para estas noticias, realmente las afrontamos como mejor podemos y con los recursos que tenemos. Estos casos nos demandan sacar lo mejor no solo por nosotras sino por nuestro hijo o hija que en el vientre siente nuestros miedos y ansiedades. Este fue un proceso de gran aprendizaje para mí y les comparto lo que considero me ayudó a darle un significado mayor a la experiencia de gestar a un ser especial.

Derecho a todo

Decidimos organizar y celebrar el baby shower de mi hija por la simple y sencilla razón de que lo merecíamos las dos. Así que con mucha emoción y cariño elegí cada detalle para el evento: adornos, menú, juegos, invitadas y más. Fue una mañana maravillosa rodeada de familia y amigas y que hoy recuerdo con amor y gratitud, pese a que los pronósticos para mi bebe eran muy reservados fue un gran acierto celebrar su llegada al mundo con alegría y gozo. ¿Por qué no hacerlo así? Tu bebe merece todo. Haz lo que como madre te corresponde y lo demás siempre en manos de Dios. Hay que aprender a disfrutar la maternidad especial desde que nuestro bebe viene en camino, no importa lo que los médicos pronostiquen o los panoramas que te dieron, enfócate en amarlo y darle todo lo que merece para su llegada a este mundo. No te arrepentirás.

Decorando su habitación

No sabíamos si nuestra hija sobreviviría para llegar a casa con nosotros, pero decidimos acondicionar su cuarto y esperar lo mejor. Así que pintamos las paredes, pegamos silicones decorativos, recibimos la cuna y el cambiador, todo lo que nuestra hija necesitaría para llegar a su hogar. Nos llenamos de ilusión y esperanza, como padres cumplimos con la tarea de preparar su cuarto para recibir a nuestra hija, te invito a que lo hagan también. Y cuando lo hagan que sea con el corazón, prepárense para vivir la experiencia que Dios les tenga reservada como familia y como seres humanos. Aun cuando la incertidumbre pareciera nublarlo todo, encuentren ese rayo de luz y aférrense a él. Decora esa habitación, compra su ropa, prepara todo para la llegada de tu angel.

Amor de madre

La condición especial que tiene tu hijo o hija poco se relaciona con la forma en que lo amas. Los medicamentos, las visitas al médico, las preocupaciones y sustos, los equipos médicos, todo esto no tiene la menor importancia comparado con la experiencia de amor incondicional y profundo que vivirás a lado de tu hijo, sea cual sea su duración. Amarás sus síntomas, características y su imperfección por el simple hecho de tratarse de el más grande amor que te haya regalado la vida. Como cualquier otra madre con hijos sanos, de la misma manera amarás a tu hijo o hija especial y eso es el gran milagro que quizás no esperas. Prepárate.

Te amo, te suelto

Sabía que el corazón de mi hija que latía en mi vientre podía detenerse en cualquier momento por su cardiopatía, con dolor me vi en la necesidad de aprender a soltar lo que más amo. Quizás te parezca fuerte pero es sanador, la vida que late en ti no está en tu control ni te pertenece, de hecho ninguno de nosotros tenemos control sobre nuestras vidas. Cuídate y haz lo que corresponde durante el embarazo pero se consciente de que el destino de tu hijo ya está sucediendo y será como tiene que ser. Amalo profundamente y a la vez suéltalo, permite que la vida pase para él o ella y para ti. Hazlo libre de tus expectativas y exigencias, acéptalo tal y como es.

Esta no es una etapa de tristeza en tu vida, por el contrario, es una experiencia de amor y aprendizaje porque la vida es bella tal y como es. Abraza la realidad con ternura y aceptación, ambos lo merecen.

Pin It on Pinterest