fbpx

Yazmin y bebé Luke

Testimonio de una Mami Fénix de México

octubre, 2020

“Incompatible con la vida, pero era compatible con el amor de sus papás”

¡Hola! Me llamo Yazmín, tengo 36 años y vivimos en México. Descubrí que estaba embarazada en septiembre del 2019. Era mi segundo embarazo después de tener un aborto a las 9 semanas, claro que me moría de miedo, pero estaba muy emocionada.

Todo parecía normal al principio, nuestro regalo de Navidad fue descubrir que era un niño, todos estábamos muy emocionados.

Todo seguía normal hasta el 26 de enero que cambié de doctor, durante el primer ultrasonido con el nuevo doctor hubo silencio en la sala, caras de sorpresa y me dice. “El bebé no está bien, algo tiene en el cerebro, tiene paladar y labio hendido, te haremos más estudios” me morí de miedo solo, me moría de miedo. El 05 de febrero fuimos a hacernos un ultrasonido estructural rodeada de muchas personas, neonatólogo, genetista, dos ginecólogos, el técnico radiólogo y las noticias comenzaron:

“Tu bebé no tiene ojos, tiene un problema en el corazón, el cerebro no se desarrolló, tiene el paladar y labio hendido y lo más horrible que escuché: No es compatible con la vida”. Nos dijeron que tenía un 5% de probabilidad de vivir, que niños con esta condición no logran llegar a término y nosotros sin entender aún la gravedad preguntamos: ¿Hay algo que se pueda hacer para arreglarlo? Obviamente nos dijeron que el cerebro no se podía arreglar, sin embargo su corazón latía muy fuerte, yo ya lo sentía moverse. El diagnóstico final fue Trisomía 13, mi bebé tenía un cromosoma extra, el número 13 que causó todas estas anormalidades. La genetista fue muy clara y me dijo “el bebé llego hasta aquí por ti, porque estas sana, nada de esto es tu culpa o de tu esposo, simplemente pasa”.

A partir de ese día todo cambió. Mi familia era la única que sabía la condición del bebé, nadie más lo sabía, todos me preguntaban cómo está el bebé a lo que yo contestaba “creciendo” y no mentía, mi bebé seguía creciendo, decidimos llamarlo Luke. 

Luke llego a término, nació el 29 de mayo del 2020 por cesárea, pude cargarlo en el quirófano, pudimos estar con él los 23 minutos que vivió antes de regresar al cielo. Pude tocarlo, decirle que todo estaba bien, que lo amábamos, que podía descansar y que nosotros estaríamos bien. Tengo solo 7 fotos de Luke, no tengo más, su cabello era negro como el mío y su piel era blanca como la de su papá. Luke era perfecto, así para nosotros era perfecto. Recuerdo decirle a mi esposo que no lo dejara solo, que estuviera con él lo más posible. No recuerdo más.

Al despertar de la cesárea, me sentí tranquila por haber tenido a mi bebé en los brazos y despedirme de él para que regresara al cielo. Tuve la oportunidad de volverlo a cargar y estar con él, tengo las huellas de sus manos y pies en yeso, un pedacito de cabello negro y el gorrito que utilizo al nacer.

En plena pandemia solo mi esposo y yo pudimos estar en el hospital y estar con Luke, me quedo tranquila al saber que peleamos juntos hasta que nació. Mi amor por él es infinito y sé que tengo un hermoso ángel que siempre estará a mi lado.

Luke me enseñó a luchar hasta el final, sin rendirnos, sin importar lo que los demás digan, las probabilidades o los números. El amor siempre será INFINITO, ahora lo sé. Puedo decir que Luke está presente en mi día a día, ver las estrellas, una abeja que aparece de la nada, un arcoíris, la Luna, todos los días lo siento conmigo.

 Tal vez Luke era “Incompatible con la vida, pero era compatible con el amor de sus papás”

Gracias por compartir con la comunidad de Madres Fénix, es enriquecedor aprender unas de otras, saber que somos muchas las elegidas alrededor del mundo para vivir una maternidad especial que trae consigo grandes regalos y aprendizajes. Permítete descubrir esta visión de amor.

Tu instructora:

Patricia Mora
Life Coach Espiritual, Tanatóloga y Escritora

Es un hecho que los padres que tenemos uno o más bebés en el cielo necesitamos apoyo y orientación de calidad. Tenemos derecho a un espacio donde aprender y sentirnos contenidos y apoyados ante un duelo poco reconocido y sumamente doloroso. Después de ver a mis tres bebés trascender es mi misión transmitir mi experiencia, conocimientos y aprendizajes a cada ser humano que desea tomar una dirección de crecimiento, llena de significado y propósito.

Pin It on Pinterest

Share This